Emilio Cuenca, fotógrafo de prensa desde 2004, y con una amplia experiencia en el mundo de la fotografía empresarial, social, reportajes, etc. Adiestrador de perros, con licencia expedida por la Asociación Nacional de Adiestradores Caninos Profesionales.

diplomabuen

Cuando hace unos años la guapa de Fina llegó a mi vida, poco podía yo imaginar hasta qué punto iba a cambiarla. Fina es una pequeña Jack Russell, amable, cabezona y fiel hasta las “trancas”, que se convirtió en mi compañera de viaje.

Soy fotógrafo de prensa, pero la llegada de Fina despierta mi interés por adquirir un conocimiento más profundo del mundo de los perros y es entonces cuando decido formarme como adiestrador canino.

Unos años después, al descubrir que Fina padece una grave enfermedad, surge en mí la necesidad de mantener vivo su recuerdo para siempre. Y ese sentimiento enciende la mecha de un proyecto que unirá mis dos pasiones: la fotografía y los perros.

Así nace este proyecto, dirigido a todos aquellos que aman a un perro y desean guardar para siempre una imagen que capte ese instante de entendimiento entre un ser humano y un animal, su amor sincero y sin condiciones, la mirada del amigo verdadero y la sencillez de su belleza.

Además este proyecto pretende ir más allá y devolver a los perros un poquito de lo mucho que nos dan. Por eso, cada vez que alguien contrata mis servicios, una parte se destina a distintas asociaciones que ayudan a los perros menos afortunados.

El fotógrafo de perros quiere con ello poner su granito de arena, difundir la idea de nuestra responsabilidad para con los perros y contribuir a lograr un mundo mejor para ellos, donde el respeto sea una obligación.

Y, afortunadamente, Fina sigue aquí conmigo, al pie del cañón.
MIS COMPINCHES: FINA y BALA

finaybala

Hubo otros perros en casa antes de Fina y, gracias a ello, crecí aprendiendo a quererlos y respetarlos. Pero Fina fue mi primer perro. Ella es una pequeña Jack Russell, amable, lista y cabezona, que hizo nacer en mí el interés por conocerlos mejor. Fina es una alegría, una compañera de viaje inagotable y también una maestra. Porque ella es, sencillamente, el vivo ejemplo del amor sin condiciones.

BALA

En el año 2013 Fina fue mamá de seis cachorros, que pusieron patas arriba nuestra vida. Fina y yo decidimos que la más traviesa de todos se uniese a nuestra pequeña familia. Y así llegó Bala, un terremoto. Bala es una loca divertida cuando juega con sus hermanos y, a la vez, una perrita cariñosa y tranquila ante su madre. Es valiente, atrevida y Fina y yo ya no sabríamos vivir sin ella.

hijosfina
Con nosotros siguen también el resto de cachorros de Fina, que se quedaron en familias cercanas, con mis hermanos y amigos, formando lo que hoy en día ya es una auténtica red perruna. Ellos son Wonka, Chata, Lupe, Zira y Rita y también sabréis de ellos a través de nuestro blog.